EL RITUAL DE SANDAILI

SANDAILI – VALLE OÑATIARRA DE ARAOTZ (GUIPUZCOA)
El valle oñatiarra de Araotz es uno de los rincones más escondidos de Gipuzkoa. Está hundido entre las sierras de Aizkorri, Zaraia y Elgea, en una cuenca a la que se accede por el desfiladero de Jaturabe. La carretera baja en picado hacia un abismo boscoso, a los pies del monte Orkatzategi, en cuyo paredón calizo se abre el tremendo ojo de Aitzulo. Si te detienes a contemplar este paisaje inquietante, escucharemos el susurro del viento y contemplarás el espectacular vuelo de las rapaces.  En el fondo del agujero, la carretera cruza un puente y se interna por el angosto paso de Jaturabe, esta garganta encierra un pequeño embalse, una lámina de agua que embellece aún más el paraje de bosques y roquedos verticales.

* La Cueva de Sandaili. Subiendo por una senda que va pegada a las paredes de roca, senda que sale del margen de la carretera, te encuentras con las ruinas de la que fue casa de la serora, y sobre ella una majestuosa oquedad y más adentro, la emita dedicada al Santo cuyo nombre lleva la cueva. Entonces, empiezas a subir los peldaños de piedra, y sientes que el tiempo se ha detenido, la humedad es penetrante y el silencio embaucador, mientras las gotas de agua que brotan de las paredes de piedra caen sobre tus hombros, y según comienzas a subir la escalera verás un “asca”, cuyas aguas tienen el poder fertilizante, remedio naturista para las mujeres con problemas de fertilidad. Hasta aquí acuden para mojar la cabeza, bañar los pies o beber su “poderosa” agua. Acuden cualquier día del año, y después de las abluciones suben a la ermita, dejando en una mano del Santo viejo alguna ropita de bebé. Una vez que han dado a luz, regresan a San Elías y recogen la prenda que habían dejado, ofrendando vela y limosna. 

* ¿Qué relación tiene el agua del manantial y Sandaili Tienda-Estudio de Té? Cha Jing, o el Clásico del té, es el primer estudio sobre el té de la historia. Su autor fue el escritor chino Lu Yu entre los años 760 y 780 d. de C. El Cha Jing considera que todo lo que rodea al té es una parte muy importante de este orden cósmico, por lo que la preparación y elaboración del té, es un símbolo de la armonía del universo. El agua es una de las herramientas principales, y la calidad de ella será clave. El agua de primavera proveniente de la montaña es la mejor, las aguas que escurren por las estalactitas y las que corren lentamente sobre lechos de roca. Estas aguas son claras y limpias, siendo las más adecuadas para la ceremonia del té. El té y el agua han de ser de buena calidad, para que al unir ambos elementos de la naturaleza, nos conceda una taza de té limpia, brillante, con notas de sabor bien equilibradas y un gusto largo y agradable. 

* Para las personas que hemos creado Sandaili Tienda-Estudio de Té, consideramos al agua elemento clave de la Vida, y el té es “nuestra vida”. La cueva, el asca, el entorno y el momento de nuestra vida en el que acudimos a este maravilloso lugar, forman parte de nuestro Ser, de Sandaili. 

Cueva-San- Elias- Sandaili - Araotz